EDUCATION & COACHING EXPERIENCES

Un blog dedicado a la gente que le gusta el baloncesto y que se toma su tiempo para pensar estrategias para acercarse y actuar dentro del deporte.

dilluns, de novembre 06, 2006

CONTAR LA EXPERIENCIA

Nuestra cultura occidental positivista aún está revestida de anacrónicos mitos científicos donde el lugar de la historia y de las historias es más bien secundario.

Mi vida como entrenador la tengo relatada en varios diarios. Empecé a contarme a mí mismo lo que me pasaba como entrenador hacia en año 2003, y desde entonces escribo casi a diario, en uno o varios diarios, divididos por equipos o por otras actividades afines al entrenamiento (p.e., la coordinación deportiva).

Nunca como compartimentos estancos, estos diarios se relacionan entre ellos mientras los voy escribiendo y tienden puentes hacia adelante y hacia atrás en el tiempo. Mi tentativa de conocer mejor la actividad que realizo me lleva a intentar conocer mejor lo que me ocurre a mí mismo en la actividad. El esfuerzo reflexivo bien paga la dedicación no ya en posteriores revisiones de lo escrito, sino en el mismo momento y por el placer de escribir(me).

Muchos compañeros de profesión y amigos u amigas en general se extrañan. ¿Pero de dónde sacas el tiempo? Yo creo que ando bastante atareado todo el día, si bien es cierto que llevo un año y unos meses trabajando por las tardes y tendiendo las mañanas libres. Pero por las mañanas escribo precisamente poco, aunque este texto venga a ser una de la excepciones.

Por las mañanas contesto e-mails, leo algún libro, preparo los entrenamientos o ordeno apuntes. Leer y escribir se complementan. Escribir un(os) diario(s) y (des)escribir entrenamenientos son esfuerzos que suman. Los e-mails y circulares para padres y madres son también más escritura que compongo. Soy un escritor voraz e impenitente.

Pero para mí la pregunta no se sitúa en si tengo tiempo, sino en si quiero buscarlo. El tiempo lo tenemos todos: la necesidad, el torrente que fluye de mis pensamientos, eso depende de cada uno.

Igual que la gente dice que no tiene tiempo para leer (y que creo que es una excusa como cualquier otra), la gente que dice querer llevar un diario y no lo hace, es por que verdaderamente no quiere hacerlo. De otro modo sí que lo haría.