EDUCATION & COACHING EXPERIENCES

Un blog dedicado a la gente que le gusta el baloncesto y que se toma su tiempo para pensar estrategias para acercarse y actuar dentro del deporte.

dilluns, de desembre 24, 2012

EL RUMBO A LA DERIVA DEL BARÇA REGAL

¿Cómo se explica que un equipo que queda primero en Euroliga con un 9-1 esté, al mismo tiempo, octavo en la liga doméstica y a un paso de quedarse fuera de la Copa del Rey, con un balance de 7-7? Este es el caso del Barça Regal, un equipo que en las últimas temporadas ha ido cambiando sus jugadores sin cambiar de técnico ni de idea de juego, manteniendo la imponente medular -me permito este término futbolístico- en el campo formada por Navarro, Mickael y Lorbek.

Hoy en Barça siembra dudas. El otro día el Palau sacó pañuelos para pitar al equipo y, entiendo, también al entrenador. La sonrojante derrota contra el Blusens en casa venía de otras derrotas, como la otra como locales contra un CSKA Moscú y la que les inflijiera el Gran Canaria 2014, esta a domicilio. Luego quedaba esa envenenada vivista al Martín Carpena, antes de empezar precozmente el Top16 el próximo viernes (¡ya se podría haber hecho el cambio de formato otro año!, debe estar pensando Xavi Pascual ante las urgencias del equipo y lo bien que hubiera venido tomas estas fiestas para descansar, reflexionar y entrenar).

Pues antes de empezar esta semana de locos, el Barça se llevó una derrota dolorosa -a pesar del triple de Saras- en un Martín Carpena entregado, un equipo al que sólo le faltaba ñadir el savoir-faire de un jugadorazo como Andy Panko. Ni que decir tiene que el jugador, recién aterrizado en Málaga hacía apenas 48 horas, estuvo sembrado y ayudó en la rotación de pívots. Los pupilos de Jasmin Repesa se acabaron imponiendo a los de Xavi Pascual, que ya casi tienen tanto equipos por delante en la liga como los tienen por detrás.

Y ¿cómo explicamos el aspecto desaliñado de algunas de las fases de juego del equipo de Pascual? ¿Y la concesión franca del rebote ofensivo al rival? ¿Qué podemos decir que no haya prácticamente presencia blaugrana en el rebote ofensivo, apenas Sada y Wallace cuando están en pista? ¿Qué pasa con la defensa tan bien trabajada que siempre ha tenido el Barça con Pascual? ¿Y los sistemas de ataque, cuando hay días que apenas se consiguen 50 puntos?

Vayamos paso a paso. Cómo todo equipo en contrucción, siempre que haya paciencia el Barça jugará mejor de aquí dos meses que ahora. Pasaba otros años cuando los resultados en estas épocas del año no hacían saltar las alarmas, y pasa también ahora, acrecentado por las urgencias. Como todo equipo que a pesar de ganar cada temporada algún título decide hacer cambios en la plantilla, el acomodo de los nuevos jugadores toma su tiempo. Tendremos un mejor Barça en febrero que el que hemos visto hasta ahora. Esto puede parecer de perogrullo, pero la gente no se acuerda que Xavi Pascual sabe hacer llegar a las plantillas que tiene bien a los momentos cruciales de la temporada, aunque hasta ahora no se hubiese visto confrontado con estar fuera de las posiciones que dan acceso a la Copa del Rey ninguna otra temporada.

Creo que un capítulo especial merece el tema del rebote defensivo. El Barça no ha sido, en estos años, un gran equipo reboteador, aunque el rebote defensivo ha estado, en línes generales, bien custodiado. Eso ha permitido lanzar a menudo contraataques, algo que estas últimas semanas ha sido cada vez más infrecuente. Y si no controlas el rebote defensivo, por lo general, implica que además de que no puedas correr, el rival consigue canastas fáciles en diferentes lances del juego, en la famosas "segundas opciones". El coladero que fue Mickael en el partido contra el Blusens puede ser un ejemplo paradigmático de esta situación, extensible a otros tantos jugadores.

Jugar con un '4' abierto tiene sus ventajas, así como sus inconvenientes. Tenemos que muchas veces sólo el '5' del Barça está en condiciones de luchar por el rebote. Lorbek y Wallace están par abrir el campo en ataque, así lo quiere Pascual, pero no todo se puede resolver en un bonito pick&pop. Por mucho que queramos confiar en la puntería de Navarro, las defensas cada vez lo tienen más bien custodiado y de allí que este año se prodigue tanto con los pases por detrás de la espalda... Sólo Sada tiene presencia continuada en el rebote ofensivo, y eso es poco contar con las segundas oportunidades. Si tiras entre el 40 y el 50% en triples, no es necesario que tengas dos hombres al rebote ofensivo. Las veces que falles el tiro estarán compensadas por las veces que lo aciertes. El Barça 2012-13, al tirar peor de tres puntos y no compensar eso con mayor presencia en el rebote ofensivo, cava su propia tumba. Me pareció leer en uno de los rótulos de la retransmisión de La1 que el Barça en los partidos que ha estado Navarro está con un "justito" 35% de acierto, pero cuando no está Navarro... el equipo tira los triples con ¡un 16% de acierto!

Creo que el languidecer del Barça estas últimas semanas, encadenando derrotas en la última jornada de Euroliga y los siguientes partidos en Liga Endesa responde a que el nivel defensivo, en general, ha sido malo. Ya he mencionado el asunto del rebote, pero no es el único. Las continuaciones de los pívots rivales a menudo han encontrado una vía franca hasta el centro de la zona. Cuando no está involucrado en las jugadas un tipo aguerrido como Wallace para recoger la continuación del '5' rival, los exteriores blaugranas se ven superados por la decisión de seguir a su par o cerrar la continuación de los bloqueos de los otros equipos. Esta es una situación en que los rivales están aprendiendo a hacer mella en jugadores como Saras o Navarro.

En cuanto al ataque, muchas son las dudas. De los triples ya hemos hablado. El crónico estado de duda de Sada sobre sus tiros de tres es otro. Las pérdidas de Saras son otra de las rémoras del equipo. La desaparición de Rabaseda en el fondo del banquillo en los partidos en que hacía falta alguien aguerrido, también. Jawai prometía las primeras semanas y se ha acabado torciendo el tobillo. Marcelinho tiene sus momentos, pero si ni Saras ni Sada anotan, se nota que los bases del Barça no meten puntos. Mickael es fijo aunque no esté metido. Navarro es imprescindible, y todo el mundo le busca, sin -a veces- buscarse sus propias opciones de tiro. Lorbek está lento en defensa y fallón en el tiro. E Ingles, aunque atravesó un gran momento, estos últimos partidos apenas ha estado bien, tan sólo regular. Y no pidamos a Abrines o a Todorovic lo que los otros no están dando.

Un apunte más: Xavi Pascual decía hace dos temporadas y pico que su equipo defendía bien en lo colectivo, aunque era mediocre en la defensa del 1x1, lo que les servía para esconder según qué lagunas. Hoy ese juego defensivo no es ni tan sólo bueno colectivamente, pues muchas segundas ayudas quedan si hacerse, y la responsabilidad acerca del rebote defensivo se queda en agua de borrajas, pues siempre se esperar que el pívot cierrer al pívot rival, pero los exteriores no cierran el rebote, ni tan siquiera Sada, que confía en sus muelles (y ya se vió con Purpla, del Valladolid, que a veces ni esas prodigiosas piernas son suficientes).

Sin quitarle demérito al Barça, que ya hemos visto que tiene alguans lagunas importante en su juego, los equipos de la Liga Endeas que han ganado en el Palau (CB Valladolid y Blusens Monbus) no tienen competiciones europeas, así que se han podido preparar a fondo durante una semana entera los entrenamientos en base al scouting para plantar cara y ganar en esos dos partidos que otros años era improbable ganar en Barcelona. Y eso no puede ser obviado. A partir de allí, el Barça va a ir a más, pero tiene que mejorar en el rebote defensivo, en las opciones de ataque y en no verse superado por las buenas piernas de los rivales o las decisiones del scouting defenviso que les han hecho. Sólo con mejor disputa del rebote (así como más contraataque), así como una mejora sustancial en el procentaje de tiro de tres, el Barça podrá reencotrarse a sí mismo. Y es que vemos que en el mejor momento de la temporada de Tomic, que cumple en ataque en el poste, el resto de compañeros están extraviados.

¡Felices fiestas a todos y esperemos que el Barça, con más trabajo, recupere su senda!

divendres, de desembre 07, 2012

¿MULTA COMO SANCIÓN O COMO CASTIGO?

En los últimos meses he escrito más bien poco en el blog. A las puertas de un puente en el que estaré cumpliendo con diferentes tareas, aunque en ningún caso yendo a esquiar o a visitar alguna capital europea, he decidido dedicarle unos minutos a escribir y colgar este post.

El lunes un amigo y colega profesional del que ya he hablado en el blog, Albert Taranilla, me puso en antecedentes de la multa impuesta a los San Antonio Spurs por dar descanso a sus titulares en un partido contra Miami Heat. Después de leer la noticia, esta me recuerda a la sanción de UEFA a Mourinho (por ideólogo), Casillas y Dudek (por mensajeros), así como Ramos y Alonso (por eso que dicen de "auto-expulsarse") en un partido de Champions.

Lo cierto es que nos estamos volviendo locos con el tema de querer juridificar (normativizar, sancionar, penar, multar) todo en el deporte. Lo vemos con los reglamentos modificados en los minideportes, en el que de minibasket es un primor, aunque no lo es menos (acabo de recabar estos últimos días algunos datos muy jugosos sobre normas de juego en minivoleibol); lo vemos en el caso de UEFA y las "auto-expulsiones" que mencioné más arriba; y lo vemos también en esta esperpéntica cruzada en pos de algo que, a mi modo de ver las cosas, no se puede sancionar.

El deporte, por muy espectáculo que sea, es un trabajo de equipo. El entrenador debería tener en todo momento la última palabra en decisiones técnicas: me gusta, ya lo he dicho en otras ocasiones, ese punto que tienen las estadísticas oficiales de los partidos de la NBA en que se indica aquellos jugadores reservas que no han jugado "por decisión del entrenador". Eso yo creo que deja clara la utoridad de cada entrenador, sin margen para dudas ni para crear debates artificiales sobre si fulanito estaba lesionado, acaso ligeramente tocado o bien resfriado, si por alguno de esos motivos de salud no jugó... Cada entrenador administra los minutos de juego pensando en el partido siguiente, pero ¿como es posible penar a un entrenador que mira un poco más allá, es decir, pensando no en el siguiente si no el que va después?

Gregg Popovich, uno de los entrenadores más respetados en la NBA, ha visto como su decisión técnica ha costado una multa -sin fundamento jurídico que un juez pudiera aceptar- de 250.000 dólares para la franquicia que lo tiene contratado. Menos mal que David Stern, el inquisidor en este como en otros casos, no ha conseguido demonizar a uno de los entrenadores más respetados del planeta, al mismo tiempo que uno de los entrenadores en activo en la NBA más laureados. Flaco favor le hace la mega-estrella Le Bron James cuando dice que no tiene sentido esa sanción; que Popovich bien puede hacer lo que le plazca con su plantilla. Sin embargo, ya vemos que Stern entiende que las multas pueden aplicarse discrecionalmente como castigos a su libre arbitrio, mientras que una multa debería ser, cuanto menos, un acto ligado a las consecuencias de otro acto y, por tanto, poder referirse tanto a una norma como a la sanción que se aplica en los casos en que se incumple dicha norma.

La guinda en el pastel fue que los Spurs, pese a enviar después de unas maratonianas últimas semanas de competición a cuatro de sus cinco titulares a San Antonio sin esperar a ponerlos en liza en el partido en la exigente plaza de Miami, perdieron el partido en la recta final del mismo, por un resultado que demuestra la igualdad entre los dos bandos: 105-100. Por tanto, esa idea de Stern de la posibilidad "devaluar" un partido queda totalmente desacreditada, y la de negar la posibilidad a los aficionados de Florida de ver a Duncan, Parker y Ginóbili, pues a pesar de ello vieron un buen espectáculo, y de hecho el equipo local casi la palma.

Lo que nos hace falta es más ética (atendiendo a las cuestiones de acción-consecuencia, de producto-valor y de norma-sanción) y menos moral barata (de la que reverbera esta idea de la multa como castigo al gusto del inquisidor, castigo express).

Aprovecho para desearos a todos unas felices fiestas.

dimarts, de setembre 18, 2012

LA DIRECCIÓ TÈCNICA I PEDAGÒGICA, PER FI TEMA PER A UN LLIBRE

Fa temps que penso que la Direcció Tècnica i Pedagògica en clubs i escoles esportives havia de fer-se un lloc entre les publicacions editorials. En aquesta ocasió, com en el meu anterior llibre Aprender a ganar, l'editorial INDE farà una tasca divulgativa important al donar a conèixer un tema que, dins de les qüestions generals de gestió esportiva, es trobaven a faltar. Arriba, en breu, un llibre monogràfic sobre la feina de Director Tècnic.


La falta de textos de Direcció Tècnica s'acompanya de la falta de formacions adreçades a directors tècnics. Com reflexiona un ja veterà formador de joves futbolistes i director de categories formatives, referent d'il·lustres tècnics actuals: “El director general del área juvenil no debe ser elegido sin una evaluación previa muy prolija. No sólo debe manejar conceptos futbolísticos, sino además contar con una gran experiencia en conceptos generales que tengan relación directa con el desarrollo general del jugador juvenil. Un proyecto claro y sencillo será el arma más importante del director general; curiosamente, no hay en el mundo cursos para directores generales.” (Griffa, 2011:43)

Estic completament d'acord amb Griffa, tant en el fons com amb la forma. Falta en el panorama formatiu propostes arrelades en l'àmbit de la Direcció Tècnica, ja siguin cursos -como menciona ell- o bé textos sobre el tema. Tot plegat, amb la inminent publicació de Manual de Dirección Técnica y Pedagógica. Profesionalidad para organizaciones de deporte en edad escolar, així com també la programació de diferents activitats formatives presencials i a distància amb Keysport, penso que podrem donar-li un lloc de més preeminència a aquest tema tant important en el desenvolupament de l'esport en edat escolar.

Estem en una època de canvis. Els titulars fa temps que els ocupen notícies de l'anomenada crisi econòmica i financera, acaparant-ho pràcticament tot. No obstant tot això, la cantarella de la crisi econòmica dels darrers anys, amaga altres crisis. Una de les que més em preocupen és la crisi estructural i permanent que defineix els febles fonaments del sistema de l'esport en edat escolar. Malgrat els avenços que hem pogut veure i també protagonitzar en algunes ocasions, hi ha molt camí per fer. Com diu el mestre Cagigal: “El deporte, culturalmente, se encuentra en pleno subdesarrollo. Organizativamente, incluso institucionalmente, presenta robusta apariencia. Pero carece de la entraña cultural imprescindible para todo desarrollo.” (Cagigal, 1981:21) Anem, doncs, a farcir l'esport d'aquesta "entraña cultural imprescindible", que dèia Cagigal. Anem, doncs, a escriure i publicar més llibres. Anem, és clar, a publicitar i organitzar més cursos. Anem, també, a entrenar equips, tot establint sempre els millors vincles pedagògics. Jo estic convençut de fer el màxim que està al meu abast per fer l'esport millor, per fer millor l'esport.

Bibliografia
- Cagigal, J.M. (1981) ¡Oh, deporte! (Anatomía de un gigante). Valladolid, Editorial Miñón.
- Griffa, J. (2011) 39 años en divisiones inferiores. Programa de enseñanza y perfeccionamiento en fútbol juvenil. Buenos Aires, Ediciones Continente.

dimecres, de juny 27, 2012

EL DÍA QUE LAS SUPERMAGNÍFICAS ROTACIONES DEJARON PASO A LOS 5 MAGNÍFICOS

Nota aclaratoria: retomo este artículo unos días después de empezar a escribirlo, a sabiendas de que ahora ha perdido parte de su frescura, de su actualidad, aunque el tem siga siendo apasionante como asunto de debate entre la comunidad de entrenadores. Después del 4º partido de la serie de play-off de la final de la Liga Endesa, estas fueron mis reflexiones.

En unos tiempos de hiperaceleración de los cambios y las rotaciones en el baloncesto, Xavi Pascual se doctoró en las lides del baloncesto profesional jugando contra todo un Real Madrid con una rotación de 3 pívots y apenas 5 jugadores de perímetro. Inédito Eidson, lesionado Ndong y casi testimonial Ingles, la rotación de Pascual acabó siendo un juego de ajedrez con su rival en los banquillos, Pablo Laso. Sólo cinco de los ocho jugadores del Barça que jugaron anotaron, si es que dejamos a Ingles (1 punto) fueran de la terna de esos cinco mosqueteros anotadores.

Resulta curioso que así hayan ido las cosas siendo el propio Laso, con eso de tener a algunos de sus jugadores durante 10, 12 o 14 minutos seguidos en cancha esta temporada, el que haya sucumbido a ese baloncesto de otra época, de apenas cambios, de mirar poco o nada al banquillo, de confiar en la gente en cancha -para Pascual no había mucho margen con Perovic descartado, Ndong lesionado y Eidson fallando estrepitosamente en la serie-, de engañar con la zona o bien con la individual, de poner una defensa mixta. Toda una lección, digamos, de variaciones estratégicas en el juego.

Lo que más me gustaría destacar, sin embargo, es otro rasgo del 4º partido que resultó clave para que el Barça Regal recompusiese su semblante en cancha y recuperase la opciones de ganar esta Liga Endesa. Y es que ya Laso durante la temporada había empezado a descarrilar el mito de las supermagníficas rotaciones, como digo, manteniendo en cancha a los jugadores que merecen seguir en cancha. La antítesis la tenemos en Aíto, tanto el de la última época del Barça, como el del juego hiperactivo de la Penya, o el menos reluciente del Unicaja. Y es que yo a Xavi Pascual lo ponía más del lado de las rotaciones constantes de Aíto -a veces me han parecido excesivas, efervescentes-, que no de la pausa suficiente, y por tanto la paciencia, de un Pablo Laso que ha dado muestras que el proyecto del Real Madrid no le quedaba ni mucho menos grande.

En el 4º partido, Pascual me demostró que podía adaptarse, en este caso por necesidad, a un partido más lento, con más variantes y variaciones estratégicas, con menos cambios de jugadores. Es decir, otro baloncesto al que acostumbra a jugar más frecuentemente el Barça Regal. Por parte del Barça cumplieron 5 magnífico, o 5 mosqueteros, y el cuerpo técnico. Y es así que Xavi Pascual se supo doctorar en el baloncesto profesional. Del de Gavà ya sabíamos su preocupación por los aspectos defensivos, del que es un obsesivo, y la variedad de movimientos de ataque: sólo le faltaba soltarse un poco y poder presentar, de manera sopresiva, esa mixta y esas zonas. Felicidades al técnico por desmelenarse en su guión de juego y al Barça Regal por una de las mejores finales de los últimos años.

dimecres, de maig 30, 2012

FRANK LAMPARD: "NO PODEMOS JUGAR COMO EL BARÇA"

Mi silencio bloguero acaba después de varias semanas. Entre la promoción de mi último libro publicado, Aprender a ganar, la corrección de las galeradas del próximo (Manual de Dirección Técnica y Pedagógica), y el día a día de la docencia del curso Nuevas tendencias en el entrenamiento del minibasket, poco tiempo he tenido para escribir en el blog.

Hace pocos días escuché unas declaraciones de Frank Lampard hablando de su eliminatoria de Champions con el Barça. Era en el canal temático de deportes Esport 3, y era una producción de la UEFA. Me llamó la atención -hago ahora una traducción al castellano del doblaje de la entrevista, hecha al catalán- en la que el rocoso centrocampista inglés certificaba: "No podemos jugar como el Barça. Hemos conseguido la belleza poniéndonos el mono de trabajo y yendo a especular." Lampard no se dejó nada en el tintero: yo espero que tampoco.

Puedo decir que estoy de acuerdo con Lampard en casi todo, aunque no en lo primero que asevera. Creo que cualquier equipo se trabaje durante suficiente tiempo -seis meses, un año- con una idea futbolística, puede jugar como el Barça (o como otro equipo exitoso, digamos el Real Madrid o el Chelsea). ¿Cómo podemos entender que con lo poco que entrenan durante toda la temporada los jugadores de la selección española de fútbol, hayan ganado Eurocopa y Mundial? Se trata de priorizar, se tener las ideas claras, de poner en práctica en los entrenamientos lo que queremos desarrollar en los partidos.

Creo que no se comenta que si el Barça es espejo para otros equipos y estos otros equipos quieren jugar como el Barça, deberían entrenar de manera distinta a lo que hacen y piensan... siguiendo la línea de trabajo del Barça. Está claro que mientras no se tengan esos conceptos de juego, ni se entrene con claridad de ideas, ningún equipo puede asemejarse al Barça: sólo entrenando de un modo parecido, o bien labrando su propio camino, un equipo diferente al Barça puede jugar como el Barça. O lo que es lo mismo: el Chelsea puede jugar como el Chelsea por que se ha entrenador a jugar de esa manera.

A partir de este comentario inicial, con todo el resto creo que Lampard la clava:
  • "Hemos conseguido la belleza". Está claro que existe una tiranía del jogo bonito, del tiki-taka y también, en estos últimos tiempos, del fútbol del Barça. No sólo Brasil, la selección española o el Barça pueden atribuirse EL fútbol, si no que tantos otros equipos también lo pueden jugar... muy dignamente, aunque con otro estilo, con otra forma, sin perder de vista que lo que importa es ganar. Pichon-Rivière, en el artículo "Estrategia" de su libro Psicología de la vida cotidiana, nos desvela: "El partido comienza a jugarse en lo que podríamos denominar la <>, dónde en base a tanteos, el jugador logra configurar una estrategia y una táctica para operar en la cancha externa. Si a esta posibilidad va unido un dominio de la pelota, este jugador adquiere una eficacia dificil de calcular.[...] dicho jugador debe tener la posibilidad de rectificar durante la operación misma determinados esquemas de trabajo, realizando así los diferentes pasos de lo que se llama en la ciencia social una indagación operativa. Así es como llegamos a asistir al espectáculo inteligente, cambiante y
    estético, de alguien que intenta resolver las dificultades de la tarea sobre su actuación." Es decir, que un jugador está siempre trabajando sobre los esquemas de juego que llevan a su equipo a organizarse una manera u otra. Lampard, siguiendo las indicaciones de su entrenador, desarrolla un tipo de juego que puede ser bello, aunque se insista desde la teocracia del fútbol culé y otro influyentes comentarios que ni el Madrid ni el Chelsea, ni tan siquiera los finalistas alemanes, son comparables con el deleite que aporta ver jugar al Barça.
  • "... poniéndonos el mono de trabajo...". La verdad es que no todo es lucir Unicef... Samsung y sus millones, como los de Qatar Foundation para el Barça (més que un club, más que un club, more than a club), también sirven para vestir a los futbolistas del Chelsea. Comentario publicitario al margen, el mono de trabajo es algo imprescindible. Qué curioso que los jugadores del Chelsea vistan de azul, y haya esa expresión en la sociología del trabajo del blue collar referido a los obreros que hacen trabajos manuales (y visten con uniforme), y los white collar referido a los que trabajan en la oficinas (y visten traje). Y aunque los voluminosos Lampard, Ivanonic y Drogba puedan parecer menos glamurosos que Xavi, Iniesta y Messi, más rudos y por tanto también blue collar, lo cierto es que se impusieron a los white collar barcelonistas, los futbolistas en esmoquin del Barça, así como a los alemanes, volcados en toda la final al ataque.
  • "...y yendo a especular". ¡Qué mala prensa tiene el ir a especular con el resultado en estos últimos tiempos! Algunos equipos han hecho un arte de especular, y por tanto hay que darle la razón a Lampard que puede ser bello encontrar la manera de, cerrados atrás, poder marcar el gol del empate en la final de la Champiosn en el único córner que bota el equipo. Eso es bello, aunque nos insistan por activa y por pasiva que otro equipo haya lanzado seis, diez o veinte córners, con independencia que no haya marcado. ¡Como si botar más córners que el rival diese puntos!
No podemos asignar al juego de presión defensiva arriba y abusiva posesión de balón del Barça de Guardiola el monopolio del buen fútbol. Las propuestas de los otros equipos tienen valor, tienen sus propios valores. Si al Barça le gusta derrochar las jugadas de ataque sin llegar a marcar, provocando el "uy" del público, ese es su fútbol y ese es su público, su afición. Si el Madrid con Mourinho hace del contraataque su arma mortífera, ese es su estilo y esa es su belleza. Y si el Chelsea hace bandera de la suposición que no puede jugar como el Barça -es difícil que lo lleguen a hacer nunca, si no creen poder hacerlo-, aunque al mismo tiempo vean la belleza en lo que hacen, en calzarse el mono de trabajo e ir a especular, esperemos que esto nos pueda hacer abrir los olos ojos y asumir que, como dice el refrán castizo, no es oro todo lo que reluce.

diumenge, d’abril 29, 2012

PENDIENTES DE LAS FORMAS

Esta jornada del campeonato en la Liga BBVA ha deparado dos estampas curiosamente similares. En los respectivos partidos del Real Madrid y el FC Barcelona hemos visto acciones en el juego, o bien en las celebraciones de los jugadores, que han sido calificadas por personas de los banquillos como inapropiadas.

Por un lado tenemos a Cristiano Ronaldo y una acción de juego ya con un 3-0 a favor. La acción, por innecesaria a los fines del juego, ha sido calificada por Michel, el entrenador rival, de este modo: "Los tres toques no me han gustado, soy un poco antiguo y esas cosas las considero innecesarias". Juzgad vosotros mismos viendo el video de la jugada.

Por su parte, Guardiola acomete contra sus pupilos Alves y Thiago, y dice de ellos: "Esos actos no son propios de jugadores del Barcelona, pedimos disculpas a la afición del Rayo Vallecano, no volverá a ocurrir". Puyol incluso interviene en la celebración del gol de Thiago, como podéis ver en el video del bailoteo.

Los otrora equipos enfrentados y vistos como antagónicos en la formas, así como en el juego desarrollado por cada uno de ellos, por lo visto este último fin de semana se parecen más de lo que algunos se esfuerzan en estipular. ¿Será que en el fondo unos y otros futbolistas no son tan distintos? ¿O es lo del Barça un desliz sin importancia?

Para completar el cuadro debemos decir que es San Guardiola el que pone en vereda a sus jugadores, y en el caso de Cristiano Ronaldo y sus toques, es el entrenador rival Míchel el que tiene la mosca bajo la nariz. Por lo demás, las situaciones que podemos contemplar no son muy distintas la una de la otra: en ambos casos pueden interpretarse por los equipos rivales, así como sus respectivas aficiones, como gestos de superioridad y ostentación ante el contrario ya abatido. En ambos casos preocupa que no sean gestos de humillación hacia los rivales. Sin embargo, ¿qué importa cuando los jugadores del Barça celebraban el gol juntos cómo se lo pudiesen tomar los rivales y sus aficiones? Al parecer, para Guardiola (incluso para Puyol, el capitán), mucho. ¿Y qué importa si Ronaldo le sale por darle 3, 4 o 5 toques antes de caer rodando por el césped?

Creo que no es necesario disculparse por celebrar un gol -incluso si San Guardiola no lo considere propio de un jugador del Barça-, ni tampoco sale a cuenta criticar a Ronaldo por sus toques. Sin embargo, siempre queda bien que no se de la sensación de ir de chulo, de sobrado. Ni a Mou ni a Ronaldo les quita el sueño eso; ya vemos que a Guardiola y a Puyol, y por rectificación forzada Alves y Thiago, sí que les preocupa... y mucho.

Estamos ya demasiado pendientes de eso de qué pensarán los otros. Lo podemos ver en las reacciones que acabo de comentar a una jugada y a una celebración, como también podemos leer entre líneas con medidas como la norma de cerrar el acta en el baloncesto, o bien el número máximo de goles que figuran en las clasifiaciones y resultados de los partidos de fútbol 7 en algunos Consells Esportius. A vueltas con las formas, nos preocupamos por que los niños no puedan perder de más 50 puntos en categoría infantil de baloncesto, ni que tampoco les puedan poner el resultado real de 22-2 en la web oficial del Consell, si no un 7-2 pasado por el mismo filtro que se debería aplicar con las estampas de Barça y Madrid.

Todo ello para evitar dar una imagen impropia, la de las celebraciones bailadas o bien de los toques de balón sin finalidad alguna para el juego. Lo que ocurre es que el mensaje es bien distinto si el que denuncia es el entrenador del equipo que ha cometido la acción o celebración impropia (como es Guardiola), o bien es el entrenador rival (como ocurre con Míchel). Está por ver si después de la afrenta cometida por Alves y Thiago, y siendo coherente con su discurso, Guardiola los deja fuera de la convocatoria o al menos en la suplencia los próximos partidos... incluída la final de Copa del Rey, ¿no os parece? Ya veremos si lo ocurrido en el Barça y sus bailoteos trae consecuencias, o sólo lo dice Guardiola de cara a la galería: quedan cuatro partidos oficiales, será buen estar al quite (si los quita).

dimecres, d’abril 25, 2012

UN JUEGO QUE AGOTA

El Barça de Josep Guardiola ha quedado apeado de la Final de la Champions League por la gracia de un equipo bien guarnecido detrás, y con la idea entre ceja y ceja de sus delanteros de aprovechar las pocas ocasiones que tengan en el contraataque ante un equipo que duerme el balón. Drogba, Ramires y Torres han hecho inútiles las dianas de Busquets y Iniesta. El medio campo "tocador" del Barça ha sucumbido ante un equipo plagado de fajadores, de encajadores, y apenas algún jugador en punta que, a solas y sin apenas apoyo de los compañeros, han sabido fabricarse las pocas ocasiones de gol suficientes para pasar de manera clara a la Final de la Champions.

Quisiera jugar con el título del post: un juego que agota. Pienso en dos lecturas sobre esta frase. Por un lado, que (ver) el juego (del Barça) agota. Como espectador me agota ver cómo cuando los equipos plantan el autobús detrás le hacen la vida tan difícil al Barça, que no logra recomponer una idea de juego que pueda desbancar a las dos líneas defensivas muy bien armadas de los equipos rivales. Ayer el Chelsea montó una defensa primero con una línea de 5 y otra de 4, y Drogba en punta. Al cabo de un rato, línea de 4 delante y 5 detrás, por exigencias del guión (lesión de Cahill, expulsión de Terry). Ya en la recta final del partido, apenas 3 en la primera línea y ya con seis entre la frontal del área grande y el borde del área pequeña.

El Barça no podía encontrar resquicios, y aunque los encontró con los dos goles, sólo uno de los dos se produjo a partir de esas jugadas que tocan y tocan y tocan. El tanto de Iniesta se produjo en contraataque, como los tres goles que en la eliminatoria han conseguido el Chelsea. Así, el Chelsea consigue tres goles de contraataque por sólo uno del Barça, que debe sumar a la cuenta goleadora otro gol, este en una jugada de las de llevar el balón de un lado a otro. Por lo demás, ni la entrada de extremos para abrir el campo ni las jugadas de pared por el centro surtieron efecto alguno. La entrada de Keita era ya a la desesperada, buscando que rematase de cabeza algún centro. Un juego, sin embargo, al que el Barça no sabe jugar.

La segunda lectura de la frase se refiere al juego que Guardiola se lleva entre manos en relación a su renovación. Llevamos muchos meses con el tema a cuestas, y ahora que el Barça queda apeado de la Champions y tienen prácticamente perdida la liga desde el sábado, dos son los escenarios para este otro juego que agota. Primero: que Guardiola haga un arrebato de decir algo por el estilo de que "nos tenemos que levantar bien pronto, bien pronto por la mañana", y diga que estos reveses serán el acicate para hacerlo mejor la temporada que viene. Sin embargo, es muy remoto que Guardiola se confronte a las críticas que le puedan llover desde el barcelonismo, él que en los últimos años lo ha tenido todo de cara.

Segundo: que fruto de las severas derrotas contra Madrid y Chelsea, Guardiola precipite su salida del club. No sabemos que le ronda por la cabeza, pero lo que es seguro es que cada año se ha hecho de rogar (y este año el que más). Más ya no no se lo pueden pedir: lo han hecho los directivos, los jugadores, la afición. Si aún así no le sirve, puede que sólo estuviese esperando estos tropiezos para justificar una salida que, de otros modo, los aficionados hubieran considerado injustificada. Las derrotas y la pérdida de los campeonatos más importantes parece que, ya este año, avalarán las nuevas aventuras de Guardiola en Inglaterra, en otro país. La salida de Guardiola del Barça es, después de lo ocurrido estos últimos días, más probable (o según su particular manera de vendernos la moto, sería algo así como que su renovación es "más imposible"). Si se marcha, pondrá fin a un juego que agota.

dimecres, de març 28, 2012

UNA PRESENTACIÓ REEIXIDA

El dimarts 27 de març a les 19:00 vam fer la posada de llarg del meu nou llibre, Aprender a ganar, en un recinte agradable (Llibreria Alibri) i en bona companyia. Amics i amigues, professionals del ram de l'esport, i d'altres persones interessades en el tema educatiu van estar escoltant les meves cabòries durant una mitja hora aproximadament, donant després torn de paraula als assistents.

No recolliré aquí els detalls de la meva presentació, doncs anaven en una línia molt similar a un text anterior que he penjat al meu blog, així com a les línes mestres del llibre. Ara bé, algunes aportacions del públic mereixen un breu comentari, doncs penso que són elements que s'afegeixen i sumen a la causa que jo he volgut defensar en el meu llibre, la de recuperar el valor ètic i educatiu de la competició.

Un professor de secundària va lligar la idea de que "allò important és participar" amb la seva experiència amb esplais. Va fer referència a que aquesta lliçó que jo comento en el llibre, que era també una experiència viscuda per ell fa alguns anys. La reflexió estava en la línia de que hi havia punts en comú entre aquest discurs aplicat al món de l'esport (jo vaig puntualitzar que aquesta frase s'atribueix a Pierre de Coubertain), i altres realitats, com és el cas del lleure. En tots dos casos, la idea de fons és que amb participar n'hi ha prou, que no cal anar a més enllà, i que per tant no s'aspira al màxim, a ser un top.

Un psicòleg de l'esport i entrenador va comentar que a fi de comptes et trobes que els nanos van a competir, com també hi ha casos que van a fer amics. Com entrenador veus a què venen uns, a què venen als altres. I reflexionava sobre la necessitat de buscar un punt d'equilibri en tot plegat. Penso que és important escoltar-nos a la gent que fa l'activitat, i saber els seus objectius. Aquest psicòleg de l'esport va assenyalar com en alguns casos nens que practiquen esports d'equip s'acaben passant, fruit de la competitivitat que ells o els seus pares tenen, a un esport individual, per poder despuntar més (que només depengui del seu rendiment, i no dels altres).

Un altra persona, també lligada amb el molt de l'esplai i de l'escoltisme, va fer referència coma nivell educatiu es veu una moda en la qual la nota es diu que és menys important. Durant un temps no es valora el rendiment escolar, només el comenta si el nen o nena "progressa adequadament". La pregunta és: per quan deixem el mirar amb lupa els resultats acadèmics? I lligat amb això, què passa amb mirar només de passada el rendiment esportiu, i insistir en fixar-nos en la idea de que tothom ha de jugar als partits? Hi ha clares concomitàncies entre aquests àmbits: esport, escola, lleure.

Una altra assistent, en aquest cas provinent del món de la gimnàstica rítmica, va comentar que formava part d'un grup de treball en el qual es buscava moidificar reglamentacions per tal de protegir més a les nenes de 4 anys que fan aquest esport. La idea és que el reglament que se'ls aplica a les competicions els fa estar pendents del maquillatge, d'estar primes, dels brillantets del maiots... La reflexió era fins a quina edat calia aplicar normes que modifiquen la lògica adulta dels esports, per adaptar-la al món dels infants. La meva resposta és que en els esports d'equips hem carregat molt la balança del cantó de les adaptacions, i que ara crec que ha arribat el moment de des-regularitzar un seguit de situacions que han estat promogudes -pretesament, sense garanties pedagògiques de cap tipus- per "protegir" l'infant (norma d'alinació, límit de punts/gols de diferència). És evident per mi que aquest hauria de ser el camí en els miniesports, però no puc opinar sobre disciplines individuals en les quals potser no hi hagi hagut aquesta inflació de les modificacions i regulacions evers aquest ideal confús la "protecció".

A continuació van haver altres intervencions més, en un fecund diàleg a la sala. En acabat, després de fer un gotet de vi gentilesa de Bodegas Torres i de xerrar una estona més a peu dret, l'acte de presentació va concloure coincidint amb l'hora de tancament de la Llibreria Alibri, uns fantàstic amfitrions.

divendres, de març 02, 2012

EL MUNDO NO ES UNA NURSERY

Estos días estoy de enhorabuena. He publicado ya mismo mi cuarto libro, que se titula Aprender a ganar y que, en esta ocasión, avala y publica Editorial Inde.

Me gusta cómo ha quedado el libro. Desde que lo escribí 2009 lo he ido reescribiendo, retocando, ampliando, mejorando. Ahora podéis ver el producto final en las librerías. Para más información, os ajunto el link con la ficha del libro en la página web de la editorial: podéis clicar aquí.

Temo que estamos caminando por una peligrosa pendiente: una en que se insiste que la infancia se debe proteger, se debe custodiar de los peligros de la vida real. La lógica del aprender a perder, un discurso propio de la Educación Física y el deporte en las décadas de 1980 y 1990, nos ha llevado a que en las décadas siguientes nos hayamos centrado enfermizamente, en la cultura deportiva, en la importancia que psicológicamente tiene perder.

Para no perder, se les propone a los niños jugar una competición descafeinada (desenfatizada, según César Torres y Peter Hager), una retahíla de juegos cooperativos y, más últimamente, deportes de nuevo cuño, como el colpbol. Ante este panorama casi me desespero, aunque pienso que es necesario que me mantenga sereno y firme en mi empeño: reivindicar la recuperación progresiva de la cultura competitiva entendida de una manera sana, y que yo enlazo con el lema de aprender a ganar.

Me gustaría que con la lectura del libro, los dirigentes deportivos abriesen los ojos y lograsen ver que estamos yendo demasiado allá en la protección de la infancia. De hecho, estoy convencido que estamos viviendo una inflacción excesiva de las medidas de protección, lo que acaba conduciendo -inevitablemente- a la sobreprotección y al paternalismo. Hay una serie de medidas que tienen relación con lo normativo, como puedan ser la norma de alineación generalizada en los minideportes, las normas de máximo de puntos/goles de diferencia entre equipos, o bien la prohibición de la defensa zonal en minibasket y en minibalonmano, que preceisamente muestran por los derroteros -esa peligrosa pendiente- por los que estamos llevando al deporte infantil.

Todo este cómputo general me parece un pastiche que difumina la sensación de autoría de los jugadores y entrenadores, que realiza un acercamiento repleto de prejuicios. Se duda del valor de la competición, tratanto de ensamblar una concepción educativa del deporte con una competición descafeinada, aunque se les vende a los jugadores que es una competición fidedigna. Ni por asomo estamos brindando a los niños competiciones que lo sean realmente, sino competiciones de cartón piedra con una pseudopedagogía.

Ante este panorma, me concierno con lo que está ocurriendo y planteo mis serias dudas por qué estemos yendo por el buen camino. Muchas cosas deberíamos cambiar si queremos asegurar unas buenas experiencias formativas en el deporte, y no una plaga de gestos benefactores, solidarios y condescendientes. Hay una búsqueda de la bondad en el deporte, una cruzada que raya con la obsesión de los religiosos que, en las Cruzadas, buscaban el Santo Grial. Para los que avalan los juegos cooperativos y las fórmulas de competición descafeinada, les propongo que echen un vistazo a mi libro. Pienso que, a fin de cuentas, es importante sumar personas a la causa de recuperar el valor de la competición exigente en el deporte, y también en el resto de ámbitos de la vida. Y es que, como recién he descubierto que dijo muy sabiamente Freud, el mundo no es una nursery.