EDUCATION & COACHING EXPERIENCES

Un blog dedicado a la gente que le gusta el baloncesto y que se toma su tiempo para pensar estrategias para acercarse y actuar dentro del deporte.

dimarts, de desembre 10, 2013

DIAGNÓSTICO APRESURADO DEL JUEGO DEL BARÇA

José Ignacio Huguet, de Mundo Deportivo, aventura el martes 10 de diciembre como una de las claves para explicar “el irregular y decepcionante rendimiento del Barça” lo que él viene a llamar “unos notables bajones en el segundo cuarto”. Esta misma explicación la leía el lunes 9 en otro rotativo. Sin embargo, mi impresión habiendo visto la mayoría de los partidos y analizando las tablas con las anotaciones por cuarto que así mismo presenta Mundo Deportivo, es otra distinta.

Primero, lo que nos interesa no es sólo ver qué le ocurre al Barça en general, tanto en Liga Endesa como en Euroliga, sino que le ocurre al Barça en las derrotas. Vamos al tema. En Bilbao, el Barça perdió 80-72, encajando en el último cuarto un -11. En Santiago, apenas unos días después, perdía de manera sonrojante por 77-60 (fue después de ese partido que Navarro mencionó el término “vergüenza” para referirse al juego del equipo), encajando un -10 en el tercer cuarto y un -7 en el cuarto. Del partido contra Unicaja hablaré después de comentar las dos derrotas en Euroliga.

La misma pauta la podemos ver en la derrota contra el Nanterre (67-71), la primera que los azulgrana sufrieron en casa en esta temporada. En en último cuarto encajaron un -13, aunque vale la pena hacer notar que en el segundo cuarto fue un -8. Por lo que se refiere a la derrota contra Fenerbahçe (75-70), la pauta fue diferente: a remolque todo el partido y reacción final en el último cuarto (+9). Así, tenemos un grupo de tres partidos (en Bilbao, en Santiago, contra el Nanterre) en la que el último cuarto pesa como una losa. Otra pauta diferente de juego, como la de ir gran parte del partido a remolque, la vemos en el partido en Istambul contra Fenerbahçe, así como en la trabajada victoria (76-75) de la primera jornada en el Palau contra el Valencia, con -14 en el segundo cuarto y +15 en el tercero, capeando el temporal.

La derrota contra Unicaja del pasado fin de semana tuvo más que ver con el partido contra Fenerbahçe que no con las otras tres derrotas que he mencionado (Bilbao, Santiago y Nanterre). No obstante, los parciales de cada cuarto del partido contra Unicaja nos indican uno de los riesgos de hacer un corte cada 10 minutos. El primer cuarto fue de un dominio apabullante de los azulgranas en los primeros minutos, aunque al final del cuarto sólo mandasen de 3 puntos. Y a sabiendas de que las rotaciones de Xavi Pascual empiezan alrededor del minuto 5 del primer cuarto, tiene cierta razón Huguet al señalar la aportación de los jugadores de banquillo en las primeras sustituciones de cada partido como uno de los grandes interrogantes del juego del Barça.

Sin embargo, y ateniéndonos a lo que nos dicen las derrotas (en lugar de hablar sin distinguir entre victorias y derrotas), ni las rotaciones ni los bajones en los segundos cuartos dan la última palabra acerca de los partidos que el Barça. Estoy de acuerdo con Huguet que hay múltiples factores. No obstante, me parece más razonable referirme a una pauta de malos finales de partido (en Bilbao, en Santiago y contra el Nanterre), como un elemento predominante en tres de las cinco derrotas hasta la fecha. Entonces es un rasgo de cierto predominio en las derrotas del Barça este año, estableciendo una pauta reconocible (3 de las 5 derrotas han seguido este patrón). Las otras dos derrotas tienen más que ver con nadar a contracorriente buena parte del partido, como pasó contra Fenerbahçe en Istambul y contra Unicaja en el Palau, y como dice el refrán: tanto nadar para ahogarse en la orilla.

Con todo, para ganar al Barça le serviría con salir como el Real Madrid esta temporada, a reventar el partido desde el primer minuto (cosa que evidentemente no están haciendo). A pesar de no ser la tónica, así lo hicieron los azulgranas contra Fenerbahçe en el partido de vuelta en Barcelona (+20 en el primer cuarto), y quedó constancia de la efectividad del método expeditivo. Los azulgrana avasallaron al equipo de Zeljko Obradovic por 94-81, con la mejor anotación del equipo contando liga y Euroliga, concretamente +7 respecto a la segunda mejor anotación, 87 en Canarias. En esos partidos tuvieron un aire al estilo que tan a menudo este año están poniendo en práctica el conjunto blanco dirigido por Pablo Laso. O bien también podría aplicarse el Barça esa idea que popularizó hace unos años Dusko Ivanovic, haciendo toda una declaración de principios en la hay margen alguno para la relajación: que la diferencia final sea la máxima diferencia que el equipo haya logrado en el partido.

dijous, de juny 20, 2013

DE MANEL A PABLO

En julio de 2003 -pronto hará ya 10 años- estuve haciendo el Curso de Entrenador Superior de Baloncesto en Málaga. En esa edición había un nutrido grupo de ilustres: Joan Creus, Alberto Angulo, Ana Belén Álvaro. También había sitio para nombres que con el paso de estos 10 años -¡qué rápido que ha pasado!- se han hecho cada vez más conocidos en el baloncesto formativo y también en ACB: Borja Comenje, Dejan Kamenjasevic, Lluís Riera. Además, fue divertido tener de compañero de curso al periodista y entrenador Miguel Ángel Panadés. En el Curso, sin embargo, había otro ilustre que estaba a la altura de los otros tres que he nombrado (Creus, en mayor de los Angulo, Álvaro): Pablo Laso.

El lunes despedíamos a Manel Comas, el "sheriff". Yo me enteré de su muerte en el canal 3/24. Pasaron el rótulo de "última hora" en la parte inferior de la pantalla, era la hora de comer. Enseguida, en el primer bloque de información deportiva, se daba algún detalle más de la figura de Manel. Han pasado dos días, y he leído lo que han dicho personas cercanas a él. Me ha gustado enterarme que en el Tanatorio de Badalona sonó una canción de los Rolling Stones, imagino que a petición del mismo Manel. Él, precisamente, genio y figura hasta el final de sus días (incluso un poco más allá). Cuentan que su hijo Oriol leyó unas palabras y pidió que los asistentes despidiesen a su padre, el ya legendario Manel Comas, con una ovación. Algo más propio de un concierto de rock, que no de un velatorio. Pero seguro que de acuerdo a los deseos de Manel, que para eso era batería de los Britters.

En una noche de ese Curso de 2003 fuimos a cenar fuera de la residencia donde un nutrido grupo de alumnos -de hecho la mayoría de los inscritos- estábamos alojados. En el coche íbamos, en la parte trasera, Dejan Kamenjasevic, Borja Comenge y un servidor. Delante, y aunque el coche era de Alberto Angulo, iba al volante Pablo Laso y de copiloto, Alberto. Por la comunicación no verbal de Alberto, no estaba del todo convencido de dejar que su amigo Pablo condujese. Llegamos cerca del casco antiguo de Málaga, y en una calle por la que torcíamos a mano izquierda Pablo paró. Hizo un poco de marcha atrás para dejar pasar a otro coche o algún transeúnte, no lo recuerdo. Al hacer marcha atrás golpeó contra un coche que había detrás, esperando tras de nosotros: Pablo no lo había visto. Tuvimos que apearnos y mirar si se habían producido importantes desperfectos. Demoramos un poco la llegada a la cena de grupo (éramos quince o más a cenar). Sin embargo, todo se resolvió con la labia de Pablo y la buena voluntad del otro conductor.

A Manel le hubiera gustado ver el quinto partido de la final de esta liga Endesa. Casi se cumple eso de la "táctica del conejo": el Barça ha ido todo el partido por detrás (dos veces -10 y otra -17). A pesar de todo, en el último minuto ha estado a dos posesiones de empatar el partido. No obstante, se ha impuesto la plantilla del Real Madrid, que no ha tenido que hacer frente a las bajas ni de Rudy (que podría ser el equivalente en la plantilla de Mickael, tanto en minutos de juego como en galones), ni de Slaughter (el homónimo de Jawai, el '5' reserva del Madrid). Pero no se puede achacar la derrota a las lesiones, ni tan siquiera a la discreta participación de Juan Carlos Navarro, que ha jugado lesionado. Me ha alegrado ver que, a pesar de que el resto de los jugadores hayan estado muy grises, Saras e Ingles han tenido hoy el día. Tomic ha hecho lo que ha podido, después de una gran temporada.

En la cena, Pablo nos encandiló con algunas anécdotas. La historia más genial fue la que nos explicó con Zeljko Obradovic como entrenador del Madrid. Él, pese a ser el base titular del equipo, no jugó hasta el tramo final del partido en que serían campeones de la Copa de Europa. Obradovic le fue reservando las semanas anteriores, teniéndolo descansando en entrenamientos y también en partidos. Cuando salió a cancha entrada la segunda parte de la final, Laso se subía por las paredes. Hizo, al parecer, una actuación soberbia. Me parece que la estrategia de Zeljko iba a ser desgastar al base rival durante buena parte del partido, y en los últimos minutos dar entrada a Laso. La jugada salió bien y el Madrid se proclamó campeón de Europa. Laso ese día, cenando en Málaga, imitaba el tono de voz de Zeljko: Tranquilo, Pablo, no te preocupes, ya saldrás a jugar. Y Pablo no veía cuando su entrenador le iba a poner en cancha. Varias semanas antes, Zeljko ya había "visto" la jugada que tenía que hacer. Y cuando hizo la jugada, ese movimiento inesperado de reservar al mejor base del equipo para la segunda parte, logró apuntillar el partido.

Con la conquista de la Liga Endesa, Pablo Laso se doctora y supera su maestro, Manel Comas. La batuta en los banquillos de ese Taugrés mítico la llevaba Comas, y tenía su extensión en cancha en Pablo Laso. Con ellos dos el Baskonia se hizo grande, ganaron una Copa del Rey y una Recopa de Europa. Manel sembró la semilla de lo que luego fuera el equipo de Ivanovic. Es por eso que Josean Querejeta tiene claro que hay mucho que agradecerle, desde el Baskonia, a Manel. Pero también lo tienen claro en Sevilla, en Zaragoza y en muchos otros sitios donde el baloncesto es importante, y que el paso de Manel ha marcado una época.

Hoy, después de conocer hace poco más de 48 horas la muerte de Manel, Pablo gana su primera liga como entrenador, después ganar la Copa del Rey en 2012, para más inri en el Palau Sant Jordi. Como aficionado del Barça, estoy decepcionado con la derrota en este quinto partido, pero el Barça lo ha dado todo. Me alegra, sin embargo, ver que Manel ha pasado el testigo a Pablo. Y me emociona escuchar que Pablo se acuerda de Manel en la entrevista de TV1 despues del partido. Es lógico que el segundo entrenador con más partidos dirigidos en la ACB, tan sólo por detrás de Aíto García-Reneses, tenga un lugar en el corazón de todos los que amamos el baloncesto, por lo mucho que ha aportado a este deporte. Y ese lugar en el corazón de Pablo debe ser especialmente grande, ya que él ha crecido al arrullo de los consejos del sheriff. Manel Comas Hortet se nos ha ido pronto, con 67 años. Descansa en paz, sheriff.

divendres, de febrer 22, 2013

MANUAL DE MINIBASKET PARA ENTRENADORES Y DIRECTORES TÉCNICOS

Apenas un mes después de publicar El deporte como escuela de líderes. Pasos hacia la autogestión en equipos, y en las vísperas de la presentación del libro en la libería Alibri de Barcelona, me llega la buena nueva que ya está disponible Manual de minibasket para entrenadores y directores técnicos. Después de algún tiempo esperando que se publicase este otro libro, que ya es el séptimo que publico, por fin llega.

Nunca hasta ahora me había encontrado que, en tan escaso margen de tiempo, hubiese publicado dos libros. Un mes es un tiempo minúsculo en la vida de un escritor, que en los casos más prolíficos cuenta un libro por año (y eso es ya ser muy prolífico). Por cuestiones editoriales diversas, como que uno lo publico con Editorial Inde y el otro con Editorial paidotribo, lleva a estas circunstancias, curiosas a la par que agradabilísimas.

Y mi denodado esfuerzo por publicar no acaba aquí si no que, durante el 2013 también, verá la luz un libro breve y contundente, casi una arma arrojadiza, en el que hablo del papel de los padres y madres en el deporte, especialment en relación con sus hijos. Será otro prisma más que añadir a lo ya pensado, a lo ya publicado.

Ahora, sin embargo, es tiempo de hablar de mi Manual de minibasket, que el términos cronológicos es mi segundo manual (después de Manual de dirección técnica y pedagógica, de noviembe de 2012), aunque en su genésis "naciese" primero que su "hermano". Podemos decir que de impulso de escribir Manual de minibasket surgió luego la idea de escribir un manual ubicado en la dirección técnica. Como ya he escrito en otros lugares, si de una cosa me di cuenta con Manual de minibasket era que, con haber consagrado un capítulo a la dirección técnica en el kinibasket, me dejaba muchas cosas por decir.

El libro que acaba de salir al mercado editorial tiene muchos puntos al que agarrarnos. Podemos tomarlo desde la sistematización de los aspectos tácticos y estratégicos. También lo podemos tomar por el abordaje de los asuntos de comunicación y también de roles. Otra perspectiva sería la de la dirección técnica. Y otra, la de la planificación. Sin olvidar, qué duda cabe, la lectura crítica de algunos aspectos del reglamento, como la norma de alineación. Por tanto, podemos tomar el fenómeno del minibasket desde variados puntos de vista.

Las 420 páginas del libro lo convierten en un libro de consulta, a la par que pueda funcionar como libro de lectura. La idea de compendio, de resumen ordenado de diferentes asuntos que sitúo en relación con el minibasket, es el empeño más determinado que tuve durante el tiempo que duró la redacción de la obra. Por tanto, se trata de una obra de gran variedad de enfoques, en la que combino la teoría que apoya la práctica del entrenamiento, hasta la propuesta de actividades concretas.

Por último, parece importante resaltar la importancia de todo el material gráfico seleccionado, en este caso todo original y específico para esta obra. Me refiero tanto a las maravillosas ilustraciones de Regina Carreté, como a las fotos "a la carrera" de Juango Egido y de Isaac Atienza en un entrenamiento que hicimos con el permiso del CB Calella, de su presidente Joan Ferrer y de los padres de los equipos minis de aquél entonces. A Regina, Juanjo e Isaac les debo que esta obra sea mejor de lo que hubiera sido de haber contado únicamente con mi texto, ya que todas y cada una de las ilustraciones y de las fotografías van como anillo al dedo a lo que expongo.