EDUCATION & COACHING EXPERIENCES

Un blog dedicado a la gente que le gusta el baloncesto y que se toma su tiempo para pensar estrategias para acercarse y actuar dentro del deporte.

dijous, de juny 20, 2013

DE MANEL A PABLO

En julio de 2003 -pronto hará ya 10 años- estuve haciendo el Curso de Entrenador Superior de Baloncesto en Málaga. En esa edición había un nutrido grupo de ilustres: Joan Creus, Alberto Angulo, Ana Belén Álvaro. También había sitio para nombres que con el paso de estos 10 años -¡qué rápido que ha pasado!- se han hecho cada vez más conocidos en el baloncesto formativo y también en ACB: Borja Comenje, Dejan Kamenjasevic, Lluís Riera. Además, fue divertido tener de compañero de curso al periodista y entrenador Miguel Ángel Panadés. En el Curso, sin embargo, había otro ilustre que estaba a la altura de los otros tres que he nombrado (Creus, en mayor de los Angulo, Álvaro): Pablo Laso.

El lunes despedíamos a Manel Comas, el "sheriff". Yo me enteré de su muerte en el canal 3/24. Pasaron el rótulo de "última hora" en la parte inferior de la pantalla, era la hora de comer. Enseguida, en el primer bloque de información deportiva, se daba algún detalle más de la figura de Manel. Han pasado dos días, y he leído lo que han dicho personas cercanas a él. Me ha gustado enterarme que en el Tanatorio de Badalona sonó una canción de los Rolling Stones, imagino que a petición del mismo Manel. Él, precisamente, genio y figura hasta el final de sus días (incluso un poco más allá). Cuentan que su hijo Oriol leyó unas palabras y pidió que los asistentes despidiesen a su padre, el ya legendario Manel Comas, con una ovación. Algo más propio de un concierto de rock, que no de un velatorio. Pero seguro que de acuerdo a los deseos de Manel, que para eso era batería de los Britters.

En una noche de ese Curso de 2003 fuimos a cenar fuera de la residencia donde un nutrido grupo de alumnos -de hecho la mayoría de los inscritos- estábamos alojados. En el coche íbamos, en la parte trasera, Dejan Kamenjasevic, Borja Comenge y un servidor. Delante, y aunque el coche era de Alberto Angulo, iba al volante Pablo Laso y de copiloto, Alberto. Por la comunicación no verbal de Alberto, no estaba del todo convencido de dejar que su amigo Pablo condujese. Llegamos cerca del casco antiguo de Málaga, y en una calle por la que torcíamos a mano izquierda Pablo paró. Hizo un poco de marcha atrás para dejar pasar a otro coche o algún transeúnte, no lo recuerdo. Al hacer marcha atrás golpeó contra un coche que había detrás, esperando tras de nosotros: Pablo no lo había visto. Tuvimos que apearnos y mirar si se habían producido importantes desperfectos. Demoramos un poco la llegada a la cena de grupo (éramos quince o más a cenar). Sin embargo, todo se resolvió con la labia de Pablo y la buena voluntad del otro conductor.

A Manel le hubiera gustado ver el quinto partido de la final de esta liga Endesa. Casi se cumple eso de la "táctica del conejo": el Barça ha ido todo el partido por detrás (dos veces -10 y otra -17). A pesar de todo, en el último minuto ha estado a dos posesiones de empatar el partido. No obstante, se ha impuesto la plantilla del Real Madrid, que no ha tenido que hacer frente a las bajas ni de Rudy (que podría ser el equivalente en la plantilla de Mickael, tanto en minutos de juego como en galones), ni de Slaughter (el homónimo de Jawai, el '5' reserva del Madrid). Pero no se puede achacar la derrota a las lesiones, ni tan siquiera a la discreta participación de Juan Carlos Navarro, que ha jugado lesionado. Me ha alegrado ver que, a pesar de que el resto de los jugadores hayan estado muy grises, Saras e Ingles han tenido hoy el día. Tomic ha hecho lo que ha podido, después de una gran temporada.

En la cena, Pablo nos encandiló con algunas anécdotas. La historia más genial fue la que nos explicó con Zeljko Obradovic como entrenador del Madrid. Él, pese a ser el base titular del equipo, no jugó hasta el tramo final del partido en que serían campeones de la Copa de Europa. Obradovic le fue reservando las semanas anteriores, teniéndolo descansando en entrenamientos y también en partidos. Cuando salió a cancha entrada la segunda parte de la final, Laso se subía por las paredes. Hizo, al parecer, una actuación soberbia. Me parece que la estrategia de Zeljko iba a ser desgastar al base rival durante buena parte del partido, y en los últimos minutos dar entrada a Laso. La jugada salió bien y el Madrid se proclamó campeón de Europa. Laso ese día, cenando en Málaga, imitaba el tono de voz de Zeljko: Tranquilo, Pablo, no te preocupes, ya saldrás a jugar. Y Pablo no veía cuando su entrenador le iba a poner en cancha. Varias semanas antes, Zeljko ya había "visto" la jugada que tenía que hacer. Y cuando hizo la jugada, ese movimiento inesperado de reservar al mejor base del equipo para la segunda parte, logró apuntillar el partido.

Con la conquista de la Liga Endesa, Pablo Laso se doctora y supera su maestro, Manel Comas. La batuta en los banquillos de ese Taugrés mítico la llevaba Comas, y tenía su extensión en cancha en Pablo Laso. Con ellos dos el Baskonia se hizo grande, ganaron una Copa del Rey y una Recopa de Europa. Manel sembró la semilla de lo que luego fuera el equipo de Ivanovic. Es por eso que Josean Querejeta tiene claro que hay mucho que agradecerle, desde el Baskonia, a Manel. Pero también lo tienen claro en Sevilla, en Zaragoza y en muchos otros sitios donde el baloncesto es importante, y que el paso de Manel ha marcado una época.

Hoy, después de conocer hace poco más de 48 horas la muerte de Manel, Pablo gana su primera liga como entrenador, después ganar la Copa del Rey en 2012, para más inri en el Palau Sant Jordi. Como aficionado del Barça, estoy decepcionado con la derrota en este quinto partido, pero el Barça lo ha dado todo. Me alegra, sin embargo, ver que Manel ha pasado el testigo a Pablo. Y me emociona escuchar que Pablo se acuerda de Manel en la entrevista de TV1 despues del partido. Es lógico que el segundo entrenador con más partidos dirigidos en la ACB, tan sólo por detrás de Aíto García-Reneses, tenga un lugar en el corazón de todos los que amamos el baloncesto, por lo mucho que ha aportado a este deporte. Y ese lugar en el corazón de Pablo debe ser especialmente grande, ya que él ha crecido al arrullo de los consejos del sheriff. Manel Comas Hortet se nos ha ido pronto, con 67 años. Descansa en paz, sheriff.