EDUCATION & COACHING EXPERIENCES

Un blog dedicado a la gente que le gusta el baloncesto y que se toma su tiempo para pensar estrategias para acercarse y actuar dentro del deporte.

dimecres, d’agost 09, 2006

10 AÑOS DE SACRED HOOPS

Han pasado ya 10 años desde que en 1996 Jackson y Delehanty publicaran Sacred Hoops con la editorial Hyperion. Para celebrarlo, a continuación os brindo un relato autobiográfico que escribí hace unos 2 años y que relata la experiencia de leer a Phil Jackson y luego los avatares que me llevaron a traducir para Paidotribo el Canastas sagradas, que salió a las librerías la primavera de 2002.

AFTER PHIL TOUCHED MY LIFE
En ocasiones la vida nos depara circunstancias, a veces esas circunstancias toman cuerpo y se funden con personas, que te cambian la manera de ver las cosas. A mí esto me ocurrió hace unos años, en el 2000, que fue cuando empecé a navegar por Internet de manera continuada y a comprar compulsivamente libros a través del portal amazon.com. En una de esas visitas consumistas (a parte de curiosas), aterricé en la dimensión Phil Jackson. Una dimensión que he ido visitando regularmente durante estos más de 4 años, que han sobrevivido a mi afán consumista aunque sigo haciendo una comprita que otra.

Primero vino el libro Sacred Hoops. Quiero decir, que vino después de pagarlo religiosamente con tarjeta de crédito, desde EE.UU. Después de una lectura cautivadora, y a los pocos meses, me surgió la idea de que alguna editorial en castellano podría tener interés en traducirlo. Una cosa tan novedosa, un manifiesto en toda regla, tenía que traducirse y de manera inmediata. Me puse en contacto con ACPE (Associació Catalana de Psicologia de l’Esport), concretamente con su secretario entonces, Joan Vives, y me facilitaron el e-mail de Josep Roca, profesor del INEF de Barcelona. Roca, que por entonces estaba poniendo en marcha una colección de psicología del deporte para la editorial del Sr. Ortega, Paidotribo, fue mi primera y ya fructífera toma de contacto con el mundo editorial.

Después de unos cuantos e-mails tanteando el terreno, Roca me propuso visitarle en el INEF de Barcelona. Le fui a ver con el libro bajo el brazo y con la idea de que podíamos conseguir algo, pero con una esperanza un tanto remota de conseguir algo ese mismo día. Me vi enfrascado en una conversación en la que le expliqué a Roca de qué iba el libro, insistiendo en lo que me parecía cautivador e innovador del mismo. Roca me asaltó con una lluvia de preguntas, que remachó diciéndome, al rato de yo empezarle a relatar las tribulaciones de Jackson, de si me atrevería a traducirlo yo mismo. Yo le dije, sorprendido, que me haría mucha ilusión.

Roca me sugirió subir a su despacho (parecía que las cosas iban más en serio; pasábamos a la fase 2 de la negociación). Allí estuvimos hablando un rato más y me emplazó a ponerme a trabajar –sin la seguridad de conseguir los derechos de autor- en la traducción, avanzando así el trabajo. Yo salí contentísimo. Traduje el libro durante el periodo estival y, mientras esperábamos los derechos (con una ilusión contenida por no saber yo mucho cómo iban las negociaciones), me fueron lloviendo hasta tres encargos más de la editorial. Casi un año después, en junio de 2001, me pidieron formalmente desde la editorial que entregase la traducción del Sacred Hoops, pues ya se había concretado los términos de la concesión de los derechos con la editorial estadounidense, Hyperion. Se publicó al año siguiente, en 2002, creo que sobre el mes de marzo. El resto es historia.

Pero luego hay cosas que quedaron en el tintero. Me hubiera gustado poner una líneas a modo de prólogo, en mi doble vertiente como traductor aunque, sobretodo, como entrenador. Esa doble vertiente es algo que en ese momento me hizo pensar en que sería interesante que pudiera escribir unas líneas, y aún así es cómo lo pienso. Pudo ser (Roca no lo consideró pertinente) y no lo fue. Pero eso mismo he intentado hacer, a través de varios artículos y un proyecto de libro, por ahora inédito, que abarca diferentes reflexiones desde que descubrí a Jackson en Internet hasta ahora.

A partir de esas enseñanzas, yo mismo me compongo una imagen de “cómo llegar a ser entrenador”, una imagen que puede resultarle útil a otros entrenadores. Mi visión de cómo llegar a ser entrenador cambió radicalmente, ya lo he avanzado, a partir del descubrimiento de Jackson y su particular filosofía del deporte. Quizá sea tiempo de compartirlo.